Nacionalidad por Carta de Naturaleza para nietos y bisnietos de españoles. ¿Qué hay de cierto?

Actualizado: jul 8



Desde hace semanas venimos recibiendo consultas sobre la posibilidad de obtener la nacionalidad española como nieto o bisnieto de español por “Carta de Naturaleza”, ya que circulan algunos contenidos en Internet sobre el asunto. Recordemos que la Nacionalidad por Carta de Naturaleza es un modo de adquisición de la nacionalidad española sobrevenido que se regula actualmente en el artículo 21 del Código Civil español y tiene larga tradición en el ordenamiento jurídico español.

No se trata de un supuesto nuevo ni sobre el que sepamos que se proyecte una modificación a día de hoy. La nacionalidad española que se obtiene por esta vía es una nacionalidad adquirida, es decir, no es de origen ni tiene que ver con vínculos de sangre. Es una forma de atribución de la nacionalidad española que, junto a la atribución de la nacionalidad por residencia, no toma en consideración los clásicos criterios de atribución de la nacionalidad, el derecho de sangre o “ius sanguinis” y el derecho de suelo, también llamado “ius soli”. ¿Qué dice la ley? ¿Cuales son los requisitos para acceder a la nacionalidad por Carta de Naturaleza? Código Civil, Artículo 21 “La nacionalidad española se adquiere por carta de naturaleza, otorgada discrecionalmente mediante Real Decreto, cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales”. El único requisito que exige la norma es que en el interesado concurran “circunstancias excepcionales”. En principio el precepto parece plantearlo como un modo excepcional de concesión de la nacionalidad a titulo individual, aunque en algunas ocasiones se ha concedido la nacionalidad española por carta de naturaleza a colectivos. Por ejemplo, mediante el Real Decreto 39/1996, de 19 de enero se le concedió la posibilidad de solicitar la nacionalidad española por carta de naturaleza a los combatientes en las Brigadas Internacionales de la Guerra Civil por el plazo de tres años.

Otro caso más reciente en el que un colectivo tuvo acceso a la nacionalidad española por Carta de Naturaleza es el del Real Decreto 453/2004, de 18 de marzo, para las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, sus cónyuges, descendientes y ascendientes en primer grado de consanguinidad, que limitó el plazo para la solicitud de la nacionalidad a los seis meses siguientes a los atentados. Más recientemente, la Ley 12/2015, de 24 de junio, en materia de concesión de la nacionalidad española a los judíos sefardíes originarios de España, ha creado un otro supuesto en que se permite el acceso de un colectivo a la nacionalidad por esta vía. ¿Cómo es el procedimiento? El procedimiento se inicia con la presentación de la solicitud dirigida al Ministerio de Justicia, el expediente lo instruye la Dirección General de los Registros y del Notariado y su concesión es dictada mediante Real Decreto en a propuesta del Ministro de Justicia, tras su publicación se comunica al interesado para que comparezca en el plazo de 180 días. Desde la entrada en vigor de la Constitución española de 1978 algunos sectores de la doctrina cuestionan el encaje de este precepto en el ordenamiento jurídico español, por contrario a los principios constitucionales, dado que constituiría un privilegio para algunos extranjeros que a decisión discrecional de la autoridad de turno se les exime de los requisitos que ordinariamente son exigidos a los extranjeros para la adquisición de la nacionalidad española. El pasado 2018 supimos que el Gobierno concedió la nacionalidad por esta vía al director de cine mexicano Alejandro González Iñárritu, también al escritor nicaragüense Sergio Ramírez y al atleta de origen marroquí Zaid Ait Malek. Hace tiempo, el Real Decreto 1083/1993, de 2 de julio, concedió la nacionalidad española por carta de naturaleza a don Jorge Mario Pedro Vargas Llosa. Hay quienes cuestionan la posibilidad incluso de impugnar ante los tribunales la denegación de la nacionalidad por esta vía, puesto que el artículo 21 parece dar total discrecionalidad a la Autoridad para conceder o no la nacionalidad española por Carta de Naturaleza. Otros defienden la posibilidad de impugnación judicial de la concesión por el hecho de que no concurran esas «circunstancias excepcionales» en el interesado, ya que no cabe tampoco la desviación de poder.

El caso de los nietos y bisnietos. Si bien circulan vídeos y notas en Internet que animan a solicitarla por esta vía, en principio, el hecho de ser nieto o bisnieto de un español, y no tener la nacionalidad española, no parecería en sí misma una circunstancia excepcional, que es lo que exige la ley para solicitar la nacionalidad bajo este supuesto. Tampoco se ha aprobado, ni hay en vías una propuesta o proyecto legislativo para que un colectivo tan extenso como el de nietos y bisnietos acceda por esta vía a la nacionalidad española.


En principio, no parece una circunstancia excepcional ser nieto o bisnieto, puesto que la nacionalidad española se ha regido por una regulación más o menos estable a lo largo del tiempo, en la que no es ni casual ni excepcional que tantos nietos y bisnietos de españoles emigrantes no sigan la nacionalidad española. Más bien, el hecho parece responder a una política legislativa estable y hasta normal en un país con tantos emigrantes como España que en la actualidad tiene más de dos millones y medio de nacionales en el extranjero. Para muestra de esta política legislativa, recordemos que el Código Civil español vigente prevé la perdida de la nacionalidad española de origen, incluso para aquellos españoles nacidos en España, cuando residiendo en el exterior adquieran otra nacionalidad que no sea países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal y no manifiesten en plazo ante el consulado su deseo de conservar la nacionalidad española, artículo 24 del Código Civil.

En conclusión, si bien cualquier persona puede presentar una solicitud para que le concedan la nacionalidad española por Carta de Naturaleza si considera que concurren circunstancias excepcionales, dado que nadie la va a impedir presentar la solicitud, la viabilidad real de la misma si la “excepcionalidad” alegada es ser nieto, bisnieto o incluso hijo de un español sería más que cuestionable a nuestro entender.

Ante tal panorama, desde Chiossi Legal - Abogados les animamos a ser cautos, al igual que advertimos el año pasado respecto al proyecto de la llamada "Ley de nietos", y a valorar bien si merece la pena incurrir en gastos hasta tanto exista una expectativa real de que se conceda la nacionalidad por esta vía u otra.

Además, recomendamos que antes consumir los contenidos que circulan en Internet sobre temas técnicos jurídicos, propios de especialistas en el área, se detengan un momento en el autor del contenido e investiguen si el mismo es un Licenciado o Graduado en Derecho en España, o es un abogado/a colegiado en España, siendo que por más buenas intenciones que tenga la persona, la Ley y el Estatuto de la abogacía española es clara al respecto de las garantías con las que deben brindarse los servicios jurídicos.


Al respecto, existe un censo de letrados de la Abogacía española publicado en Internet de acceso libre, en el que cualquier persona puede revisar si el autor del contenido, o quien le ofrece un servicio legal es o no un profesional de la Abogacía habilitado en España. Chiossi Legal - Abogados Chiossi Legal - Abogados Paseo de la Castellana 200, oficina 425 Madrid - Teléfonos (+34) 919 04 70 64 // (+34) 657 070 069 María Emilia Chiossi Abogada colegiada 2161 ICALaPalma

© Copyright [2020]  Chiossi Legal - Abogados