Novedad: Tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la UE para padres de niños comunitarios


Desde la Secretaría de Estado de Migraciones han anunciado dos novedades:


Por un lado incorporación de la posibilidad de que el padre o madre (extracomunitario) de un menor ciudadano de la Unión Europea pueda obtener una tarjeta de residencia como familiar de ciudadano de la UE por cinco años.


Esta posibilidad se enmarca en la doctrina del caso c-200/02, Zhu y Chen. El progenitor en cuestión deberá acreditar el cumplimiento de varios requisitos, entre los que destaca la necesidad de justificar tanto para sí mismo como para los miembros de su familia la tenencia de un seguro de enfermedad que dé cobertura a todos los riesgos en el Estado miembro de acogida y medios económicos suficientes que garanticen que su estancia no supone carga económica alguna para el Estado miembro en cuestión. No obstante, a partir de ahora la procedencia de estos medios, subraya la instrucción, no puede ser en ningún caso motivo de denegación de la tarjeta de residencia.


Por otra parte, los padres nacionales de terceros países de menores ciudadanos de la Unión Europea que no cumplan con los requisitos exigidos para obtener la tarjeta de residencia de familiar de la UE, podrán solicitar la autorización de residencia por circunstancias excepcionales de arraigo familiar, y también acceder a la prórroga de dicha autorización, tal y como marcan tanto el Tribunal de Justicia de la Unión Europea como el Tribunal Supremo.


Además, cuando se trate de padres de un nacional de un tercer país de un menor de nacionalidad española, accederán igualmente a la autorización de residencia atendiendo así a la jurisprudencia dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Asimismo, la instrucción determina que la concesión o denegación de dicha autorización no podrá en ningún caso basarse en criterios automáticos.


Interés superior del menor.


El Defensor del Pueblo, entre otras instituciones, ha defendido en múltiples ocasiones la necesidad de llevar a cabo una modificación en la regulación del arraigo familiar con la finalidad de salvaguardar a estas personas de una situación de irregularidad sobrevenida.


Hasta la fecha, aquellos progenitores extracomunitarios de menores españoles, que al cabo de doce meses no cumplían con los requisitos para obtener la autorización recogida en el artículo 202 del Reglamento de Extranjería, se veían forzados a hacer frente a una posible situación de irregularidad administrativa, con las consecuencias que esto conlleva para su inclusión social y, por extensión, para el bienestar de su familia.


En este sentido, el Tribunal Supremo se pronunció en su sentencia de 27 de mayo de 2019 a fevor de prorrogar las autoriaciones de residencia por arraigo familiar, estableciendo que una autorización por arraigo familiar -que ofrece per sé cobertura a una situación excepcional- debe ser prorrogada en tanto en cuanto su vigencia debe responder al tiempo “en que perdure la situación de excepcionalidad”.  Tengamos presente que el menor ciudadano de la Unión mantendrá esa condición hasta los 18 años.

De este modo, y para velar por la protección ante la expulsión y por el cumplimiento de la finalidad de esta autorización -que no es otra que la garantía de un entorno estable para el desarrollo del menor- resulta imprescindible que el alcance de la autorización de los progenitores extracomunitarios de menores españoles sea el mismo que el logrado con la tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la Unión Europea.


Fuente: Ministerio de Inclusión Seguridad Social y Migraciones.

Chiossi Legal - Abogados

© Copyright [2020]  Chiossi Legal - Abogados