Residencia y trabajo para hijos adultos de residentes, españoles o nietos de españoles de origen


Los hijos adultos e independientes de un extranjero residente en España, con la autorización de residencia renovada, o los hijos adultos de un ciudadano español, sea de origen o con nacionalidad adquirida, así como también los nietos de españoles de origen pueden acceder a una autorización de residencia y trabajo en España a través del procedimiento que se conoce como “contratación en origen”.

Estos extranjeros cuentan con una especial vinculación con españoles o residentes en España y por ello el ordenamiento les permite acceder a una autorización de residencia temporal y trabajo por cuenta ajena.


El procedimiento para la concesión de la autorización debe ser impulsada por un empleador o empresario para la contratación del trabajador. El trabajador ha de permanecer en su país de origen durante la gestión.


¿Cuáles son los requisitos?

  • No ser ciudadano de un Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza, o familiar de ciudadanos de estos países a los que les sea de aplicación el régimen de ciudadano de la Unión.

  • No encontrarse irregularmente en territorio español.

  • Carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia por delitos existentes en el ordenamiento español.

  • No tener prohibida la entrada en España y no figurar como rechazable en el espacio territorial de países con los que España tenga firmado un convenio en tal sentido.

  • No encontrarse, en su caso, dentro del plazo de compromiso de no retorno a España que el extranjero haya asumido al retornar voluntariamente a su país de origen.

  • Abonar las tasas por tramitación de la autorización de residencia y la de trabajo por cuenta ajena.

  • Acreditar uno de los siguientes vínculos:

A) Ser hijo de un ciudadano español, de origen o nacionalizado.

B) Ser nieto de un ciudadano español de origen.

C) Ser hijo de un residente legal en España de larga duración.

  • Presentar un contrato firmado por el empleador y trabajador que garantice al trabajador una actividad continuada durante el periodo de vigencia de la autorización para residir y trabajar. La fecha deberá estar condicionada al momento de eficacia de la autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena.

  • Las condiciones fijadas en el contrato de trabajo se deberán ajustar a las establecidas por la normativa vigente. Si el contrato fuera a tiempo parcial, la retribución deberá ser igual o superior al salario mínimo interprofesional para jornada completa y en cómputo anual.

  • El empleador solicitante deberá estar inscrito en el régimen del sistema de Seguridad Social y encontrarse al corriente del cumplimiento de sus obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social.

  • El empleador deberá contar con medios económicos, materiales o personales suficientes para su proyecto empresarial y para hacer frente a las obligaciones asumidas en el contrato frente al trabajador.Si el empleador es una persona física deberá acreditar, una vez descontado el pago del salario convenido, el 100% del IPREM si no hay familiares a su cargo. Si la unidad familiar incluye dos miembros el 200% . Si la unidad familiar incluye más de dos personas se deberá sumar a la cantidad anterior el 50 % del IPREM por cada miembro adicional.

  • Poseer la capacitación y, en su caso, la cualificación profesional legalmente exigida para el ejercicio de la profesión.

  • Lugar de presentación: Oficina de Extranjería de la provincia donde se vayan a prestar los servicios. Si la empresa tiene centros de trabajo en más de una provincia y más de 500 trabajadores, en la Unidad de Grandes Empresas de la Dirección General de Inmigración.

Contacto: Chiossi Legal - Abogados


© Copyright [2020]  Chiossi Legal - Abogados